viernes, 18 de octubre de 2013

EL DÍA EN QUE PAOLA BERGALLO ME SALVÓ DEL SUICIDIO

Antes de leer este post, por favor, véase este videito de 1.20 minutos http://www.youtube.com/watch?v=I_gwOmR07Ic

Se necesita mucha valentía para abordar UN PAÍS AL MARGEN DE LA LEY, aún hoy -o quizás, especialmente aún hoy, y no matarse en el intento.
Digo, especialmente, porque luego de 30 años de democracia, podemos celebrar que hemos dejado de mantarnos entre nosotros, que hemos dejado atrás la instrumentalización terrorista del estado, que hemos ido aceptando que ciertas cosas vergonzantes no pueden hacerse en nombre del pueblo, ni el de la justicia, ni nada, pero...la anomia en la vida institucional sigue siendo el "estado de cosas" característico; o en todo caso, que no es lo mismo pero es igual, la interpretación característica dominante de nuestras prácticas.

Por supuesto, la anomia es, en cierta forma, la negación dialéctica del derecho.

Así era como al arrullo de la discusión de los males de nuestra vida pública, yo comencé a cantarme -"y llevás el caño a tu sien, aprentando bien las muelas...y cerrás los ojos y ves todo el mar en primavera...".

Y cuando estaba a punto del corchazo final...Paola Bergallo vino a rescatarnos.

Su idea, como a mi me gusta entenderla, a partir de los ejemplos de lo que "hizo" la Corte en FAL y MENDOZA...es que tal vez, allí, entre tanto barro, puede encontrarse acaso, un punto de salida a la dialéctica entre norma/anomia.

Su idea era que la Corte tanto en su interpretación constitucional (FAL) como en su operación institucional procesal-remedial (MENDOZA) muestra un camino: El derecho debe (puede) re-conocer que opera en un contexto anónimo; que esa es su condición "natural" aquí, y que la interpretación y la acción con el derecho debe ser "anómico-sensible" (horribles palabras mías, no de Pao, que dice todo con una precisión y elegancia que sólo podemos agradecer y celebrar, pero no replicar).
Por eso, sugería Paola,  lo más rico, valiente y transformador de FAL tal vez no sea lo que dijo sobre el art. 86 del código penal, sino lo que dice al final la mayoría, sobre las cuestiones de implementación. Y lo más rico, valiente y transformador de MENDOZA tal vez no sea lo que dijo sobre el ambiente o las acciones colectivas, sino la valentía de crear una institucionalidad remedial que contrarreste la anomina con información, participación, transparencia, rendición de cuentas, y organización institucional.

Cuando Paola terminaba su reveladora reconstrucción de estos fallos, y de este camino en el que el derecho podrá superar la anomia, reconociéndola, yo abrí los ojos, bajé el arma, sequé mi sudor, sonreí...y me preparé para escuchar a Owen Fiss...había sido salvado.


PD: como todxs bien sabemos, viernes 3 AM no es una crónica de un suicidio. Y si no lo sabías, es tiempo de que lo sepas....sólo caen hojas muertas. No muere la/él protagonista de la escena...
que cómo lo sé? obvio...si se matara, sólo habría habido un bang y no tres....ella/él...sólo se va.
optimismo irredento!
http://www.youtube.com/watch?v=SUvqwftO9gE



2 comentarios:

  1. Hay tres BANG, pues ni el tiro del final le sale y yerra dos veces (la tercera es la vencida) ... Saludos desde el pesimismo de la razón ...

    ResponderEliminar
  2. quédese un paso antes del pesimismo de la razón. quédese en el optimismo escéptico, al menos, que tiene lo suyo

    ResponderEliminar