viernes, 5 de julio de 2013

Para JONI, con amor (Cosmic Kite)

Instrucciones para leer este post: antes de comenzar, tenga la amabilidad de dejar correr esta canción. Hágame caso, amigable lector/a no sea tontín/a, métale que aquí lo esperamos. (http://www.youtube.com/watch?v=_NwwWuGN3ns)


Muy bien. Ahora, por favor, déjeme hablar, y léame lento, NO HAY RAZÓN PARA APURARSE, el mundo seguirá ahí cuando termine, se lo prometo.


Déjeme expresar este elogio, y acompáñeme lector/a; caminando despacito. Venga conmigo; para celebrar juntos si es que acaso compartimos este amor, o tal vez para que recibir a una nueva estrella en su cielito personal (no es poco, che).


Elogio.

Necesitaba decirte esto. De una vez, y para siempre. Acaso este blog sólo haya sido creado para dejar impreso por siempre, grabado por siempre esto que me has hecho decir, y que en otra época esculpiría con piedras y cinceles.

Necesitaba decirte que aquella tarde cambió mi vida. Cuando fui asaltado por tu por tu alma, tu música, tu voz. Como si todo lo importante ocurriera realmente por primera vez. 
La primer canción que escuché fue “All I Want”, y tu voz y la manera en que insertabas el misterioso dulcimer con la guitarra fue demasiado como para que el mundo no tuviera una nueva forma para mí.

Claro que 22 años antes yo nacía y vos ya estabas alumbrando BLUE. Y por eso, en algún momento, antes del fin, yo debía decirte que A CASE OF YOU es la única canción que puede hacerme llorar –si la escucho al atardecer, en soledad, en ese instante único en el que la noche ya comienza pero no ha encendido aún sus luces.

Pero adivino que en realidad, tu influjo sobre mí es otra cosa.

Acaso la dulzura melancólica de tu voz durante los 70.

Acaso esa búsqueda que te llevó del folk originario al jazz y nos regaló esas selecciones de virtuosos con Shorter, Hancock, Alias, Pastorius y Carlton;  y luego con Matheney, Pastorious, Mays, Alias y Brecker -sólo con talentos de esa talla era posible contener semejante manantial de sensibilidad.

Si alguna duda me quedaba, torpe niño, de que eras realmente algo único en el universo, bastó que Julio profesara generosamente el mismo amor por vos en tanto poema y novela. Julio, el infatigable encontrador de belleza. 

Casi nadie lo sabe, pero nosotros sí: aquel misterioso disco, DON JUAN’S RECKLESS DAUGHTER, es el eslabón perdido de la música total –voz, melodía, poesía, virtuosismo en la ejecución, composición, ritmos. Simplemente demasiado perfecto, demasiado luminoso tal vez, para soportarlo; y a veces para comprenderlo (OVERTURE-COTTON AVENUE, mon dieu!). El mundo se podría haber detenido en ese secreto momento, y hubiera sido suficiente. La manera en que tocaste la guitarra en ese disco, llenando todos los espacios, todos los colores.

Pero la búsqueda no era suficiente, debías terminar ese período con SHADOWS AND LIGHT; la canción definitiva.
Es más que una canción, claro, es el encuentro perfecto de música, pintura y poesía (Every picture has its shadows, and it has some source of light. Blindness, blindness and sight. The perils of benefactors, the blessings of parasites. Blindness blindness and sight... Threatened by all things. Devil of cruelty. Drawn to all things.Devil of delight. Mythical devil of the ever-present laws, governing blindness, blindness and sight).

Cómo buscarte en la década del 80?, si todo el mundo estaba perdido.Cómo podrías haber atravesado años tan vacíos sin naufragar? Nos queda THE TEA LEAF PROPHESY, como consuelo, de una década consumida sin luz (y esos esos insoportables videos para MTV, qué doloroso tránsito).

Pero con los 90, saliste del frío invernal, y nos regalaste –una vez más- otra vuelta en la forma de tocar la guitarra, y de componer los coros con tu propia voz, de un modo que nadie pudo jamás anticipar, ni imitar. Y así…COME IN FROM THE COLD, es una canción que nos rescata a todos (We really thought we had a purpose. We were so anxious to achieve. We had hope. The world held promise, for a slave to liberty. Freely I slaved away for something better. And I was bought and sold... and all I ever wanted, was to come in from the cold).
Cualquiera sabe que NIGHTS RIDE HOME podría haber sido un disco histórico (y allí, en SLOUCHING TOWARD BETHELEN, captaste la marca de la postmodernidad… (“Nothing is sacred. The ceremony sinks: Innocence is drowned, in anarchy, The best lack conviction, given some time to think. And the worst are full of passion, without mercy”).


Cómo va, lector/a?, lo/a aburrí un poco? le parece demasiado edulcorante?, sea caritativo con el amor, déjeme escribir unos pocos gramos de cursilería, ya volverán los filos. 
Lo único importante aquí es que, justo ahora, es un gran momento para poner esta otra canción...(http://www.youtube.com/watch?v=60j-qdtCY5o)...
ya sabe que puede confiar en mí sobre este asunto, es un solo click y seguimos.

Pero tan solo dos años después de aquel gran disco, consumaste tu exploración por el nuevo período y pintaste, definitivamente, la eternidad de los predicamentos humanos: TURBULENT INDIGO, el mejor disco de rock adulto de la historia. El primer disco de poesía feminista del mundo, y más.

¿Acaso alguna vez se pudo retratar tán profundamente toda una vida en una sola escena, como hiciste en estos breves versos? (She pulls the shade, it's just another sunny Sunday. She dodges the light like Blanche DuBois. Bright colors fade away on such a sunny Sunday. She waits for the night to fall. Then she points a pistol through the door. And she aims at the streetlight, while the freeway hisses. Dogs bark as the gun falls to the floor. The streetlight's still burning. She always misses. But the day she hits, that's the day she'll leave. That one little victory, that's all she needs”) .

Solamente a través de ese disco-manantial descrubrí la dulce y angustiante sensación que provoca la conciencia de que en algún momento la música terminará, y habrá que volver a la vida. Ese disco no debería terminar jamás.
Pero si tenía que hacerlo, sólo podría haberlo hecho con la canción más angustiante y más dulce de la historia; la canción que captó como ninguna la pregunta imperecedera de occidente, la eterna duda existencial: THE SIRE OF SORROW (JOB’S SAD SONG) –donde Job, es el personaje bíblico, lector/a, no se me confunda. Sólo el saxo de Whayne Shorter en esa canción pudo llegar así de lejos como para que no estuvieras sola en la perfección.

Nos diste tanto, nos educaste el alma como la artesana más dedicada, nos ayudaste a crecer de tál manera, que no podría pedir más.

Y sin embargo, cuando comenzaba a jugar de adulto, apareciste con TAMING THE TIGER. Otra canción abre-caminos. Increíble tiempo, sonidos  coloridos, sólo vos (tu voz, guitarra y teclados) como nunca habías sonado antes. En un mundo aburrido de fin de siglo, estabas domando al tigre (I'm so sick of this game. It's hip, it's hot. Life's too short, the whole thing's gotten…Boring!. The old man is snoring. And I'm taming the tiger”).

Ahora sí, era 1998 y nos dejabas solos, te retirabas, te recluías para disfrutar de tu hija, re-encontrada luego de décadas, de tu nieto.

Acaso pudimos tener algo de luz nuevamente cuando en cierto San Valentín le pusiste sinfonía a "BOTH SIDES NOW" y llevaste esa canción, más de 30 años después, a un nuevo nivel, a un sentido y dimensión completamente nuevos.
Hubo que seguirte en recuerdos, en videos perdidos, celebrarte en “Woman of Heart and Mind”, y empezar a extrañarte, añorarte, a despedirte.

Podríamos haber vivido felices extrañándote, exaltándonos en alguna ocasional colaboración vocal con Herbie (esa versión de SUMMERTIME!), e incluso en las dos joyas que Herbie te dedicara (RIVER y TRIBUTE… acaso alquien más que Prince podría haber replicado el diamante de A CASE OF YOU?).

Y sin embargo, tenías una sorpresa más para nosotros. Luego de una estadía en la casa de campo quisiste venir a regalarnos SHINE
Tenías casi 65 años de vida, cerca de 20 maravillosos discos editados, 40 años de carrera en continuo desarrollo...y en tu alma quedaba todavía un disco que resplandecerá para siempre, como un testimonio, un legado de piano, guitarra, voz, poesía. Dónde estaba guardada, preservada, ese belleza? Dónde habrá ido forjándose esa maravilla, a través de los años, para emerger como los colores más profundos de un aterdecer?.

ONE WEEK LAST SUMMER merece el grammy que ganó, claro. Pero la propia  SHINE también merece las gracias, y la risueña y sarcástica versión 2007 de BIG YELLOY TAXI...

Pero el diamante estaba al final, una vez más.
Acaso lo que hiciste con Kipling en IF sea…cómo decirlo…la inspiración final para toda vida que merezca la pena ser vivida.

Estas lágrimas agradecidas que vuelvo a llorar al escucharte, Joni, corren por el RÍO que creaste para nosotros; que nos une a vos, a todos quienes hemos tenido el privilegio de buscarte. Y por eso, por tanta vida, gracias.



If you can fill the journey
Of a minute
With sixty seconds worth of wonder and delight
Then 
The Earth is yours
And Everything that's in it
But more than that 
I know
You'll be alright
You'll be alright.
Cause you've got the fight

You've got the insight
You've got the fight
You've got the insight


3 comentarios:

  1. Muy grossa Joni (posiblemente la mas grossa), muy lindas y evidentemente sentidas palabras.

    ResponderEliminar
  2. escuchaste la versión de prince de a case of you? en el disco homenaje, buscala es muy linda

    ResponderEliminar
  3. Nico, es así,es así el amor nomás.
    Apio Claudio. totalmente, una maravilla!. De hecho le dediqué unas palabritas a esa versión en el textín, medio al final.

    ResponderEliminar