martes, 20 de agosto de 2013

NINO Y EL TRABAJO PENDIENTE DE SU TEORÍA: LA MORAL AUTORREFERENTE

No es posible evitar que en agosto la cosa se ponga muy nineana. Especialmente, si no queremos hacerlo, je.
Pero, incluso si quisiéramos, supongo, se nos cuela por por todos lados.

En este caso, la cadena de no-casualidades me hace buscar aquel paper de una página sobre "el cuatrilema del consecuencialismo", que está en el volumen 1 de "Los Escritos...", sin saber, claro.

Cómo podría saber -realmente saber- que una página antes estaría el también brevísimo texto "Réplica a María Inés Pazos", publicado en DOXA en 1992.

Cómo podría saber -realmente saber- que unos pocos días antes, al corregir el examen de, digamos Angélica, me habría quedado colgado de una respuesta suya en la que decía que no le cerraba del todo la manera en que Nino trazaba la distinción entre moral autorreferente e intersubjetiva ...(qué avezada Angélica, había pensado yo, considerando que su contacto con Nino había sido el mínimo de 3 o 4 papers en un curso que ni siquiera debería haberle interesado mucho...).

Y sin embargo, allí estaba el textito, y en el textito aquél último párrafo...que varias veces había leído, supongo, pero nunca había comprendido cabalmente.

Allí estaba el gigante, el discutidor insaciable, el buscador incansable, en el ejercicio más implacable y honesto de evaluación de su obra...

Allí estaba, diciéndonos dónde creía que le apretaba el zapato a su teoría...y no sólo eso.

Allí estaba, terminando el texto...: "Dije recién que este último punto de Pazos pega muy cerca del blanco porque creo que el flanco más débil de mi argumento está relacionado con el concepto de ideal de excelencia humana o principio moral autorreferente, que necesita un desarrollo bastante más articulado del que yo propuse hasta ahora...". Increíble, el tipo había escrito ese monumento de EyDH, y en una notita de dos páginas, nos explicaba dónde seguía sin cerrarle del todo su genial argumento.

Pero no sólo eso, creo que dije.

Acaso se puede negar que el cierre del párrafo tiene la magia -el orden- de la premonición?. Era obvio lo que se suponía que tendría que decir ("espero en el futuro pulir esta parte de la obra", o algo así, no?), pero no.
En una línea final le encarga (a Pazos,? a quienes vienen detrás?) enmendar lo que hace falta, como quien sabe que tiene otras cosas que hacer en el futuro, y no podrá ocuparse de ello... con elegancia y generosidad, a fines de 1992, dice "Espero que en sucesivos trabajos Pazos se acerque cada vez más a ese blanco empleando las armas conceptuales que maneja con tanta destreza".

El Escrito: http://www.spencer.adv.br/universidades/Nino-Replica%20principios.pdf

1 comentario:

  1. hmm, no se si estoy muy de acuerdo. por un lado, no me queda claro el punto: hablamos de moral autorreferente, o de la distinción entre ambas esferas (autorreferente-intersubjetiva)? Si es esto último, ok, pero es el problema clásico del liberalismo, básicamente distinguir entre privado y público. nino lo hace vía daño a terceros, como mill, y allí hay mil precisiones posibles y ya hechas. por ejemplo, muy bien por (siempre lo recomiendo) los 4 vols. de j. feiberg sobre qué significa harm to others. ahora, si hablás de lo primero no se bien de que´hablamos que no lo deba hablar cada uno consigo mismo o sismo

    ResponderEliminar